Sacrificio y humildad: La historia de Piero Quispe, de Chumpitaz a la reserva de Universitario

Piero Quispe

“Si no sufrimos, no vale” es la frase de Daniel Peredo que utilizó en las eliminatorias a Rusia 2018, donde la presencia peruana se volvió a sentir después de 36 años en un mundial. Aquella frase, describe a la perfección la historia de Piero Quispe, jugador de 18 años que, a base de esfuerzo y sacrificio, logró llegar a la reserva de Universitario de Deportes. En FDM conocerás su historia.

Piero Aldair Quispe Córdova nació un 14 de agosto del 2001 en el distrito de San Martín de Porres. Es el hijo mayor de José Arturo Quispe Policarpio y Rosalyn Córdova Luo, quienes están muy felices y emocionados de tener a un futbolista dentro de la familia y gritar sus goles en cada partido que disputa semana tras semana.

El volante ofensivo de 18 años comenzó a gustarle el fútbol desde muy pequeño, donde sus mejores acompañantes eran su padre y el abuelo. Poco a poco la trayectoria de Piero fue avanzando, hasta llegar a Grupo Héctor Chumpitaz, club con el que pasó una prueba y logró quedarse gracias a su valentía y desenvolvimiento con el balón.

“Yo no tenía equipo casi dos años, solo entrenaba con mi tío en mi barrio. Como él conocía a Tito Chumpitaz, logré obtener la oportunidad de pasar una prueba, donde pude quedarme. Empecé entrenando con Grupo Chumpitaz tres meses antes que comience el campeonato de Federación. Era mi primera experiencia y no tenía conocimiento de la intensidad de juego”, narró Piero Quispe, jugador de la reserva de Universitario.

Dato FDM: Piero Quispe debutó con el Grupo Héctor Chumpitaz en el año 2016 gracias a su entrenador José Díaz con victoria de 4-1 ante Alianza Lima por la Copa Federación, torneo juvenil que realiza la Federación Peruana de Fútbol. En aquel encuentro el volante anotó el tercer gol de la goleada.

Gracias a su gran esfuerzo y desempeño en el club Chumpitaz, el ‘Chato Quispe’, como suelen llamarle sus compañeros, logra llegar a las divisiones formativas de Universitario de Deportes en el año 2017 para disputar el Torneo Centenario con la categoría 2001 y mostrarse para llegar a la reserva, fue el objetivo que se propuso al momento de llegar a la U.

“Llegué humildemente a Universitario de Deportes. Era callado porque no conocía a nadie en el club. Tenía que esforzarme para llegar a donde estoy actualmente. Ahora mi siguiente paso es debutar con el primer equipo”.

Dato FDM: El dorsal 10 permaneció dos años en las divisiones menores de Universitario (hasta finales del 2018), luego pasó a ser parte de la reserva.

Dando el siguiente paso, Piero Aldair pasó a formar parte de la reserva ‘Crema’ recién el año pasado (2019), debutando con Alianza Universidad de Huánuco bajo el mando de Juan Pajuelo. En esta temporada 2020, también forma parte de los reservistas que viene siendo dirigido por Paul Cominges, quien siempre le lanza algunos consejos para el crecimiento futbolístico.

“El profesor siempre me aconseja que los partidos debemos tomarlo de la mejor manera. Que sea un jugador libre, haga jugar a mis compañeros y sobre todo que nos apoyemos entre nosotros mismos, ya que renegando no ganamos nada”.

“Para entrenar con el equipo de reserva, tenía que levantarse a las 4:50 a.m. para salir de San Martín de Porres hasta Campo Mar”.

¡Es de selección! El joven futbolista fue parte de la selección Sub-18 que disputó el año pasado partidos amistosos ante Brasil y Colombia en Río de Janeiro con miras al Sudamericano de la categoría para el próximo año, teniendo una experiencia fantástica, como todo joven que sueña con representar a su país y cantar su himno nacional a todo pulmón.

Gracias a Daniel Ahmed, Piero Quispe debuta con la ‘blanquirroja’ en noviembre del año pasado con 18 años. El volante ofensivo relató a detalle la gran experiencia que pasó y el aliento del entrenador a sus jugadores para salir al campo y tratar de jugarle de igual a igual a dos potencias del fútbol juvenil.

“Ahmed tenía una manera de alentarnos que era preguntar a cada jugador en qué trabajaban sus padres y nosotros le respondíamos, para luego decirnos si ellos querían eso. Nuestra respuesta era un no, ya que teníamos un sueño de comprarle a nuestros padres todo lo que se merecen. Él siempre finalizaba que con trabajo y humildad se consigue las cosas”.

Finalmente, Piero Aldair Quispe Córdova dejó un mensaje a todos los jóvenes que buscan alcanzar sus sueños de ser futbolistas profesionales, la base es el esfuerzo y la humildad.

“El mayor consejo que le puedo dar a los jóvenes futbolista es que se esfuercen y mantengan la humildad siempre, así lograrán muchas cosas. Dios siempre nos da una oportunidad y tenemos que aprovecharla al máximo”.


 

Categoría
Autor
Juan Carlos Venturo