La historia de Massimo Sandi, un arquero con objetivos claros

MASSIMO SANDI

"Perú, tierra de arqueros" reza un dicho que se originó allá por los lejanos años 70. Massimo Enrique Sandi Bejar, joven portero nacional, quiere mantener vigente esa frase y para eso tiene bien claro qué es lo que debe de hacer.

El limeño nacido el 12 de mayo del 2002, es una promesa de cara al futuro del balompié nacional. Con su imponente 1.85m se proyecta a ser una de las posibilidades bajo los tres palos en las próximas selecciones nacionales.

Pero todo deportista tiene una historia y Massimo no es la excepción. Desde la edad temprana de los 5 años se inició en el deporte rey pasando por la FCB Escola, Academia de Fútbol Julinho y el Club del Bosque.

Es una historia constante en los futbolistas no mantener su posición en el campo de juego durante toda su trayectoria. "Estaba entre ser delantero y arquero pero el gusto y la pasión de estar bajo los tres palos fue indescriptible, por ello no dudé en quedarme en ese puesto", nos dice Massimo.

Tener referentes siempre invita a dar lo mejor de uno mismo para llegar a ser como ellos o ser aún mejor. Iker Casillas y Jan Oblak son las figuras en las cuales se ve reflejada el joven Sandi. Ambos figuras en sus equipos y en el fútbol mundial en un puesto que requiere mucha personalidad, característica que Massimo tiene. "Soy un arquero seguro y líder desde mi posición, valiente siempre y salvando todo lo que pueda".

La meta del futbolista es siempre llegar a un club con mejor pretenciones con el pasar de su carrera. Alianza Lima fue el club que le abrió las puertas para continuar con su carrera. "Hubo una prueba en el 2010 para la categoría 2001 y yo regresaba de un campamento en Inglaterra y el profesor Carlos Gonzales, quien era delegado del club, me pudo llevar y quedé para la categoría hasta el año siguiente que se armó la categoría 2002 y continué ahí".

Representar a tu país es lo más anhelado por todo futbolista en el mundo. Podrás caer o triunfar pero las enseñanzas siempre estarán ahí. A Massimo le tocó estar en el Sudamericano Sub-17 del año pasado realizado en nuestro país y recalca que aunque no se logró la clasificación se lleva buenos recuerdos. "Fue una de las experiencias más bonitas que he tenido en mi vida y aprendí de ella que uno tiene que seguir para adelante, por mas que se te presenten dificultades siempre vas a tener una revancha".

Además del torneo, nos habla del grupo que se formó y de la relación entre ellos y el comando técnico liderado por Carlos Silvestri. "El grupo que hicimos es una familia hasta el día de hoy, nos conocemos desde años y con la llegada del 'profe' al grupo no fue la excepción. Supo cómo hacernos más fuertes fuera y dentro del campo y el compromiso que tenemos de jugar por la persona que tenemos al lado nunca se negocia. Siempre estaremos agradecidos por la confianza del 'profe' y del comando técnico hacia nosotros".

En mayo pasado, Massimo tuvo la oportunidad de poder entrenar con el primer equipo de Alianza Lima. Aquella vez compartió con Pedro Gallese, arquero de la selección nacional absoluta y a quien le tiene mucho respeto y admiración. "Pedro es uno de mis referentes y conmigo siempre fue cordial y una gran persona, ni que decir de su talento en el arco, por algo es el 1 de la selección".

El futbolista es un ser errante. Son muy pocos los jugadores en el mundo que permanecen toda su carrera en un sólo equipo. El equipo blanquiazul decidió ceder a préstamo a Massimo a la Universidad San Martín en busca de poder brindarle más experiencia. "La oportunidad que la USMP me está dando la agradezco mucho. Entrenar con el primer equipo, tener el roce con jugadores profesionales y competir de esa manera te ayuda mucho, aún más con grandes porteros como Diego Penny, Pedro Ynamine y Carlos Torres. Agradecido también que el profe 'Chicho' Espinoza pueda enseñarme luego de que grandes arqueros hayan pasado por él, es realmente motivante".

Al cierre de esta entrevista Massimo nos contó sobre sus metas a futuro como futbolista y persona. "Seguir creciendo como portero y persona eso es lo más importante. Tener un buen rendimiento en mis estudios, consolidarme en la San Martín jugando todo lo que se pueda y, sobre todo, poder tapar en el Sudamericano Sub-20 del próximo año. Va a ser una linda competencia y una revancha para todos, el sueño de ir al mundial sigue intacto". 

Autor: José Cancino / Prensa FDM

Categoría
Autor
Gonzalo Santiago Landacay