Pubalgia, una lesión habitual en el futbolista: ¿Qué es y cómo tratarla?

PUBALGIA

Es una patología muy habitual en el deportista hombre, se tiene la mala fortuna, que cuando hace acto de presencia es difícil de erradicar.

La pubalgia es una serie de lesiones que afectan a diferentes grupos musculares, provoca mucho dolor y puede tardar semanas o meses en desaparecer. Mayormente se suele producir por sobrecargas musculares, causada por el sobreesfuerzo de un ejercicio o por la práctica diaria del deporte a un máximo rendimiento.

En el caso de un futbolista con una mala preparación física o el no haber calentado correctamente antes de un entrenamiento hace posible su aparición. También se puede producir como consecuencia traumatismos en la zona del pubis, por microtraumatismos reiterativos, la práctica deportiva en superficies no idóneas o por el uso de anabolizantes.  

¿Por qué es más frecuente en los hombres que en las mujeres?

Se dice que por cada veinte hombres que sufren una pubalgia hay una mujer. Hay varios factores, pero la principal es que la pelvis del hombre es muy diferente a la de la mujer. La mujer acostumbra a tener más flexibilidad, elasticidad y diferentes características musculares y articulares.

Hay que también tener en cuenta que en los hombres el aductor ante la patología tiende a acortarse. Y en cambio en la mujer ante el dolor o inactividad puede sufrir un proceso inflamatorio, no es tan rebelde.

¿Cuál es su tratamiento?

El reposo prolongado es la base principal para la recuperación, puede durar uno o dos meses, también se recurre la utilización de inflamatorios para reducir el dolor de los tendones afectados. Una vez se logre una clara mejoría será necesario un programa de rehabilitación en el que se incluya fisioterapia, osteopatía e incluso electroestimulación. Cuando todo lo indicado falla se procede a realizar  una operación, esta intervención permite una recuperación en un plazo de 15 días y a la vida deportiva plena a las cuatro o seis semanas, luego de haber hecho un programa de entrenamiento progresivo para que puedan volver a la actividad deportiva completa en el menor tiempo posible.

¿Qué medidas preventivas se pueden tomar para no sufrir esta lesión?

Para prevenir la pubalgia debemos prestar especial interés a una serie de ejercicios como son:

  • Reforzar la musculatura que estabiliza a la cadera.
  • Dosificación de las cargas de trabajo. Cuando se note molestias, si es posible intentar descansar.
  • Empleo del trabajo isométrico en aductores, abductores, oblicuos y en los rectos del abdomen.
  • Trabajo de potenciación muscular de abductores, aductores y abdominales.

Foto sacada de: Medicina del deporte en Sevilla por Clínica Narros Giménez

Autora: Carla Redhead

Categoría
Autor
Gonzalo Santiago Landacay