La cantera de Racing, la mejor fórmula de inversión

Racing Club

El equipo de Avellaneda ha venido haciendo buenas campañas en el torneo argentino, pero algo que es de elogiar es el trabajo que ha venido haciendo en el impulso de sus canteras, logrando grandes resultados que se ven reflejados, durante los últimos años, en las finanzas del club.

Todo empieza desde la zona Sur del conurbano bonaerense, que es la zona de influencia donde Racing viene haciendo su captación de talentos, con la esperanza de que alguno de ellos pueda debutar a nivel profesional con el equipo. Los referentes de esta zona como Diego Milito, Rodrigo de Paul, Ricardo Centurión y Matias Zaracho; jugadores formados en la Academia, sirven como inspiración para los chicos de la zona que aspiran a convertirse en futbolistas profesionales.

Para que su estrategia sea exitosa, y en especial se adelante a otros equipos, se instauró la "Copa Academia - Diego Milito" que es un torneo que va dirigido a los clubes de baby-futbol del conurbano, poniendo mayor enfoque en Avellaneda, Lanús, Quilmes y Florencio Varela. Racing se encarga de los premios, medallas y trofeos. El equipo que gana el campeonato se le da un juego de ropa con el escudo del club y el logo de la Academia.

Gracias a este torneo, Racing observa alrededor de 300 jóvenes al año, en 2019 quedaron 12 niños para las categorías 2010, 2011 y 2012; es ahí cuando empieza el camino para la formación del muchacho y tratar de conseguir que pueda formar parte del primer equipo de Racing.

Cuando la Academia llega a esas zonas, la mayoría de escasos recursos, esta lo hace con banners con gigantografias de Milito, De Paul, Zaracho, etc; estos con la leyenda "De Tita al mundo".

Miguel Gomis que está a cargo de las categorías inferiores, expresa que "A esa edad, lo que se mira de un jugador es la intención. Lo que pensó, porque después la resolución puede haber sido mala por falta de fuerza o de destreza".

El proyecto para el 2018 - 2023 que incluye a la estructura de juveniles de Racing, tiene como objetivo cambiar la mentalidad y la ideología futbolística de cada jugador de la cantera.

Entre los métodos para captar jugadores para nutrir al primer equipo también se recurre a que los captadores vayan al interior del país a buscar talentos, cuando antes era muy difícil encontrarlo, ahora gracias a los distintos clubes que se forman en el interior esto es posible. También se observan las categorías inferiores del ascenso, donde la idea no es comprar chicos, sino llegar a un acuerdo con el club que lo formó para que este reciba un porcentaje en caso de que el muchacho firme un contrato profesional.

Al momento de hablar con los padres, en especial cuando hay otros clubes interesados en el muchacho, se les muestra el trabajo que existe detrás, es decir: el departamento de psicología, los asistentes sociales, el médico, etc. No se ofrece dinero, como otros equipos, pero hay alrededor de 50 muchachos que almuerzan en las instalaciones del club porque en casa no lo hacen.

El método ha sido tan fructífero que, desde 2008, Racing ha transferido 14 futbolistas que surgieron de sus divisiones inferiores. Estos muchachos que fueron formados, para luego pasar al plantel principal del club pasaron a ser alrededor de 65 millones de euros ganados para Racing.

La apuesta por los jóvenes es la fórmula con la que esta institución intenta sostener la economía del club, y todo gracias a su centro de formación, Tita, que años atrás era un terreno desolado, y gracias a unos socios que se pusieron la camiseta, lograron mediante rifas, donativos y ayuda de jugadores emblemáticos; sacar a flote ese terreno, que ahora incluso tiene un proyecto de ampliación.

Este es un claro ejemplo que cuando se pone ganas, empeño y compromiso se pueden lograr grandes cosas. Es cuestión que dirigentes y comando técnico se arriesguen en un proyecto a largo plazo; los resultados se verán más adelante sólo es cuestión de paciencia y creer en el talento que se tiene.

 

Foto: Daniel Jayo

Créditos: Diario La Nación, Argentina

 

Categoría
Autor
Robert Zambrano