Ivan Chaves y el fútbol formativo como principal motor de cambio en la sociedad

IVAN CHAVES

El fútbol formativo es donde yace el jugador, el futbolista, es la edad donde se forma a la persona, es una etapa donde hay que tener las cosas claras para no llevar al niño o juvenil a la deserción por el fútbol o incluso al deporte. Para ello, los clubes y su afán de construir "procesos a largo tiempo", debe de ser prolijo con estructuras que vayan más allá que solo formar futbolistas.

Ivan Chaves, español de nacimiento, ha invertido su vida en el fútbol formativo a profundidad, fue jefe de unidad técnica en la Academia Cantolao, profesor en la Escuela de Entrenadores, dirigió varios equipos en España, ahora con un nuevo reto en Barranco City, equipo que compite en la Copa Perú, nos deja en claro su visión y punto de vista sobre el fútbol de menores.

¿Qué conclusión del fútbol peruano ha sacado hasta ahora?

A mi no me gusta generalizar porque hay de todo en lo que respecta al fútbol de menores, pero si hablamos de fortalezas y debilidades: Como fortaleza hay mucho jugador talentoso y hay entrenadores con ganas de seguir formándose y mejorar.

¿Cómo se podría describir al jugador talentoso?

Aquí se ve que hay muchos chicos que juegan en la calle, esto en Europa se ha perdido. La calle lo que da es cierta libertad y esto según diferentes metodologías es todo lo contrario. En los últimos años se ha mejorado lo que es metodología de entrenamiento, pero bastantes vienen utilizando métodos que son anticuados, entonces el chico de la calle lo que tiene es la libertad para poder aprender e intentar mediante el propio juego y equivocarse.

Sin embargo, hay metodologías como el método analítico que es demasiado estricto, cerrado y que no permite al chico intentar cosas distintas, entonces el chico peruano que sigue jugando en la calle tiene esa picardía, habilidad que muchas veces se confunde con técnica y no lo es. Una cosa es ser habilidoso y otra ser técnico.

La habilidad forma parte de la técnica, pero una cosa es el encarar o driblar, el intentar engañar al rival y otra cosa es ser técnico en cuanto a dar un buen pase o realizar una buena recepción del balón, que son cosas distintas, pero muchos de estos chicos si tienen esa habilidad, son jugadores habilidosos más que técnicos.

¿Como describiría al jugador peruano?

Como un jugador habilidoso, que evidentemente hay que desarrollarle otro tipo de capacidades, porque solo con ser habilidoso no da para el fútbol. Una de las características del jugador peruano sería esa, la de la habilidad con el balón.

¿Cuáles serían los procesos formativos que debería seguir un jugador para que pueda llegar a la alta competencia?

Básicamente, habría que incluir en que no solo el fútbol les va a servir para llegar al alto rendimiento, dado que en Perú hay que hacer un trabajo integral que involucre a su entorno más cercano a la familia, este tiene que ver que teniendo una habilidad no solo se llegará a ser futbolista profesional que se necesita trabajar y que hay muchos chicos que no tienen quizá esa habilidad y que a base de trabajo pueden llegar. Significa que al fútbol profesional se llega a base de trabajo y sacrificio. Y el que no entiende eso no llegará, y para llegar ahí no lo hace el más talentoso sino el que más trabaja. Aparte de trabajo, de disciplina, de tener unos valores, que repito, no se inculcan en el fútbol sino también en el entorno más cercano, sobretodo la familia, sin eso es muy difícil llegar.

El talentoso con trabajo y sacrificio, sí llega, entonces va a ser crack, pero solo con talento es muy complicado. Por lo tanto, debe ir acompañado de todas esas cosas, es un camino largo y que no te sirve con 12 años ser el que más destaca y pensar que con eso ya lo hiciste, muchas veces el propio entorno del chico le hace pensar cosas que no son, una realidad distinta.

El problema muchas veces es que el que es mejor a los 12 años se confía porque su propio entorno hace que lo haga y a lo mejor otro chico que no es tan bueno con esa edad es el que termina siendo futbolista profesional, a base de trabajo y más trabajo. Hay muchos futbolistas profesionales que ellos mismos dicen que cuando tenían 12 o 13 años otros jugadores eran mejores que ellos y nunca llegaron a ser profesionales, por eso, porque todo al final es trabajo y sacrificio. 

Para usted ¿cuál es un proceso correcto que debe seguir un club?

Es primero tener muy claro que la mayoría de jugadores que tienen en fútbol formativo no van a llegar al primer equipo; eso algo que cualquier club debería ser consciente. No basta con que selecciones un grupo de niños de 12 años y ese mismo grupo va llegar al primer equipo, eso no ha ocurrido en ningún país del mundo y es muy raro que ocurra.

Lo máximo que puede ocurrir, o se han dado casos, y se dan uno cada 30 años es que al primer equipo te lleguen de 6, 7 u 8 jugadores de la cantera de un par de categorías distintas y en el caso de Perú más aún porque las categorías son por años, en otros países las categorías son Sub-16, junto a niños de 15 y de 14, entonces puedes terminar llegando porque se vienen dos de 15 y uno de 14 al primer equipo, entonces es muy complicado. Hay que entender que el fútbol formativo aparte de formar futbolistas, forma personas que sirvan para la sociedad y el fútbol es una de las herramientas más valiosas.

A partir de ahí, ese proceso debe estar marcado en qué se va a enseñar en cada una de las etapas, igual como está marcado que se va enseñar en primaria secundaria y la universidad para un estudiante, en el fútbol debería ser lo mismo. Muchas veces en ese aspecto no se tiene las ideas muy claras, que hay clubes que parece que la tuvieran más o menos fija, pero en menores hacen un trabajo, digamos, basado en un estilo de juego concreto, sin embargo en el primer equipo van cambiando con entrenadores que juegan las cosas totalmente distintas, con lo cual uno que está formando jugadores es para que jueguen de una determinada manera, sin embargo en el primer equipo juegan de otra manera. Entonces, va a ser aún más complicado que este proceso se termine dando.

Yo creo que se debe tener en claro qué se va a enseñar en cada etapa y tener en claro que el fútbol es una herramienta para formar personas, más allá que pueda llegar a ser futbolista profesional, que puedan ser buena personas y buenos profesionales, que estudien, porque aquellos que llegan a ser futbolistas con 32 o 35 se retiran y tienen el resto de la vida por delante y si ha estudiado podrá dedicarse a otras cosas.

Esto es lo que debería ser la base de cualquier proyecto de fútbol formativo junto con un buen proceso de captación y desarrollo, pero una metodología en la que quede bien claro que es lo mínimo exigible, igual como pasar a secundaria tienes que haber aprobado los cursos de primaria pues en el punto de vista técnico, táctico, físico y psicológico cuales son los mínimos exigibles en cada etapa para ver que jugadores van pasando de una etapa a otra y luego incidir con el tema de valores y educación.

¿Cuál es la experiencia que saca de haber estado en Academia Cantolao?

Bueno, Cantolao está considerado como "La cantera del Perú", tiene 80 sedes, más de 10 000 jugadores, 300 entrenadores. Mi impresión era un poco todo esto que hemos estado hablando, crear una metodología, que se creó, que es el "Método Cantolao" y luego de esto, intentar que se llevase a cabo, que se pudiera aplicar en cada una de las 80 sedes.

La dificultad en sí, es que no es lo mismo crear una metodología e intentar aplicarla en 80 sedes que crear una metodología desde el principio y a partir de ello ir creando nuevas sedes. El problema de Cantolao es que tenía un volumen grande de profesores y alumnos, evidentemente en el momento en que crea una metodología se complica porque eso conlleva una serie de fases de aplicación, de seguimiento, de observación, de corrección, etc. Al final cada sede funciona de una forma distinta a las demás, lo veo muy difícil llevar ese control, pero en Cantolao creo que con el número de jugadores que tienen esta considerada como "La cantera del Perú". En los años que estuve ahí se intentó mejorar los procesos y creo que todavía se pueden mejorar más.

¿Qué lo sedujo para poder dirigir a Barranco City por la Copa Perú?

Había una posibilidad de irme a una escuela, pero me hablaron de una posibilidad de quedarme en Lima, esta no se dio, entre tanto se contactaron conmigo de Barranco City para que los asesorase y posteriormente me pidieron que los dirigiese. Es un club nuevo, tiene prácticamente dos años de vida, cuenta con gente joven con la intención de hacer las cosas bien, que jugará la Copa Perú que son torneos un poco informales, pero desde el año pasado actúan con una cierta seriedad entonces eso fue lo que me llamó la atención para aportar mi granito de arena.

¿Qué es con lo que se ha topado en esas fechas que se jugaron?

Nuestro objetivo es llegar al Interligas sabiendo que es un equipo joven, un equipo que llamó mucho la atención en la Liga de Barranco, puesto que era un equipo nuevo que terminó subcampeón y que tuvo un nivel alto de inversión. Este año nos volvimos un poco como el enemigo a batir, de hecho nos jugaba un poco en contra porque los otros equipos parecía que se jugasen la final de un mundial contra nosotros.

Al final de cuatro fechas que se han disputado, las cuatro hemos ganado y estamos punteros camino hacia el objetivo, al menos el primero pasar a Interligas, luego hay que ir paso a paso. Es un equipo con gente joven. Encima con esa regla de que tienen que haber cuatro jugadores Sub-20, eso hace que el equipo cambie de un año para otro, pero bueno los resultados se estaban dando. En cuanto al modelo de juego estábamos empezando a exhibir cositas que se pueden ir trabajando y mejorando.

¿Cuál es su concepción del torneo de la Copa Perú, en general?

Para mi la Copa Perú es un torneo que cuando uno lo conoce o alguien le cuenta le resulta atractivo y llamativo el tema de que un equipo que recién empieza o está jugando en su barrio pueda terminar el siguiente año jugando o ascendiendo a primera división y el subcampeón a segunda división profesional.

Luego en la práctica, podríamos decir que evidentemente en cuanto a proceso, como hablábamos antes, no creo que sea del todo correcto porque se habla mucho de la desorganización del fútbol peruano, y muchas veces esto lo puede llegar a propiciar, repito, son equipos no profesionales que juegan en su barrio y pueden terminar el año ascendiendo a primera división, muchas veces incumpliendo los mínimos.

En otros países estos equipos terminan llegando a una segunda o una tercera división, y de ahí se tiene que ir normalizando hasta llegar a la primera división, según uno lee la idea para el año siguiente es instaurar la Liga 3. Evidentemente como algo 'romántico' en el fútbol es algo que es bonito, el club de tu barrio que puede acabar el año jugando en el fútbol profesional. Dicho así está muy bien, pero desde el punto de vista organizacional habría que ver otros mecanismos.

¿Qué opina de la bolsa de minutos que se rige en la Liga 1?

Haber, para mi, personalmente es algo que siempre me ha llamado la atención, definitivamente hay que hacer algo para que los chicos jueguen o participen, no sé hasta que punto, el limitarlo tanto prácticamente de que tiene que ser de este año u otro y jugar una cantidad de minutos no sé cuánto ayude porque este año se están utilizando jugadores categoría 2000, el año que viene utilizarán chicos de la categoría 2001 y la mayoría de los de la 2000 desaparecerán y quedarán sin poder jugar en primera, eso provoca digamos un problema. Este año juegan 2000, el año que viene los 2000 desaparecen, entonces yo creo que se podría buscar otra fórmula que podría ser que haya 4 o 5 jugadores Sub-23 por ejemplo.

¿Qué diferencia ve hacia un futuro el fútbol peruano a comparación con otras regiones que nos llevan una gran distancia a nivel formativo?, ¿qué cree que nos depara?

Lo que pasa es que lo que yo siempre he visto que uno de los problemas de Perú a nivel formativo es que se busquen resultados ya, y hay cosas que de pueden trabajar a corto plazo, y hay otras a largo plazo. El problema es que siempre se quiere trabajar a corto plazo, por ejemplo se piensa en la Sub-15, en la Sub-17, y no más abajo, el problema viene en que si de los 6 a 12 años no has hecho un buen trabajo ahí ya vas a tener complicaciones, desde esa etapa es donde hay que incidir. Tiene que haber un control de quienes administran escuela de 6 a 12 años cómo se trabaja, pero bueno, me parece que más se va por el trabajo a corto plazo.

¿Qué le parece los torneo de menores que se esta jugando, tales como Torneo Centenario, Copa Federación, Creciendo con el Fútbol,Torneo de Reserva, etc?

Están bien, hay que seguir buscar fomentar el fútbol en regiones y que suba el nivel, además impulsar que equipos de aquí salgan a jugar a otros países y que equipo de otras nacionalidades vengan aquí para mediante ese roce subir el nivel competitivo.

¿Para usted qué es jugar bien?

Jugar bien es que se haga en la cancha lo que se ha trabajado durante la semana, luego podríamos hablar del 'jogo bonito', podríamos hablar de muchos otros factores, pero básicamente es hacer bien lo que se ha trabajado.

¿Cuál es el principal objetivo que se debería enseñar a un jugador en formación?

Yo lo considero de la siguiente forma; una primera finalidad es formar futbolistas, es decir, que el jugador entienda el juego, que juegue en distintas posiciones si es zurdo juegue por la derecha, si es diestro que juegue por la izquierda; que juegue de defensor, de volante, de delantero, de arquero, etc. Conocer el fútbol desde distintas situaciones, desde distintas posiciones, eso sería en las primeras etapas.

Luego, conforme a las características que tenga hay que buscar conforme a funciones y esas serían: defensor (aparte de arquero), volante o delantero; si se ve un chico que tiene características de defensor, se le pasa a la segunda etapa donde se le forma como defensor, en las distintas posiciones de defensa. Si es volante, las distintas posiciones de volante y con el delantero lo mismo.

A partir de ahí, se pasa a una tercera etapa que sería formar en la posición, ya se decide que posición es la que más le corresponde de acuerdo a sus características y como se especializa. Para que se pueda entender, esto sería como estudiar primaria, secundaria y la universidad, es decir, primero formar al jugador, luego mediante sus características situarlo en una zona u otra del campo y luego una especialización en el puesto que sería como ir a la universidad que podría corresponder perfectamente con una etapa de 16, 17 o 18 años.

Uno de los males que tenemos en el fútbol formativo, a nivel mundial, es que a un niño de 6 años ya queremos que sea delantero, volante o defensa, es lo mismo que quisiéramos que un niño de 6 años sea abogado y lo formemos para eso, no debería ser así, entonces uno de los objetivos de la parte formativa debe ser primero formar sus jugadores, luego formarlo conforme a la función la que más destaque y luego conforme al puesto que debe ocupar.

¿Cómo cree que se debe formar un formador?

Lo que se debe tener muy claro es que el formador no es entrenador, es decir, formar es una cosa y entrenar es otra, uno puede ser formador y entrenador a la vez pero tiene que saber diferenciar cuando está en un sitio o en otro. Entonces el formador primero tiene que saber: que está tratando con niños, que el fútbol es una herramienta poderosa, cualquier cosa que diga el entrenador el niño lo absorbe como una esponja y eso puede ser bueno o puede ser malo porque si lo que se le está transmitiendo es algo malo el niño lo va asumir, tiene que tener mucho de pedagogía y de psicología, entender que son niños que lo único que quieren es jugar, divertirse y aprender.

Entonces es totalmente distinto cuando uno es entrenador de mayores, la finalidad es otra, la finalidad es que el niño aprenda a jugar al fútbol de forma general. En mayores es que jueguen al fútbol, a uno determinado que le gusta al entrenador conforme a sus características, son finalidades totalmente distintas.

Entonces, ¿el entrenador dónde puede acumular experiencia dirigiendo un equipo?

Muchas veces hablamos de fútbol formativo, pero dentro de este considero que hay fútbol formativo y fútbol formativo competitivo y luego está el fútbol competitivo que es el de mayores o profesional, entonces uno puede ir quemando todas las etapas, o para que quede más claro, no es lo mismo la categoría Sub-15 de una academia que un equipo de la misma categoría de Torneo Centenario, no es lo mismo, aunque tenga la misma edad y aunque se le dé una gran importancia a la parte formativa, pero ya está compitiendo entonces digamos que la parte competitiva va jugar un papel importante, aunque repito hay que seguir teniendo en cuenta que hay un peso en la parte formativa. Hay formas de ir quemando etapas esto también va relacionado con las etapas que se puedan ir dando como entrenador. Hay gente que le pueden llegar oportunidades antes o después. Lo que hay que hacer es seguir trabajando y seguir formándose primero para hacer un buen trabajo donde te esté tocando en ese momento y en segundo lugar para lo que pueda ocurrir en el futuro.

¿Por qué cree que hay tanto afán en querer ganar cada fin de semana y muchas veces esto desemboca en que haya bastante deserción de los juveniles que practican el fútbol?

Lo que pasa es que esto es, como se suele decir, un círculo vicioso, primero comentaba que es muy importante el entorno del niño o el joven y que es importante que los clubes trabajen con ellos en las primeras etapas, que les hagan entender que el fútbol es un proceso o una parte de la vida, pero no todo en la vida, como decía, al final quien llegue a ser futbolista profesora con treinta y pocos años se retira y tiene un futuro por delante, el 95% no va llegar a ser futbolista profesional, entonces lo que hay que entender es que el fútbol es como una herramienta que puede servir para el resto de la vida llegue o no llegue a ser futbolista profesional.

El problema está en que eso de tener que ganar es una obligación que la impone el club pero porque la imponen los padres muchas veces, con eso de que "si no se gana me llevo a mi hijo a ese otro club que lo están pidiendo", al final es como dije, un círculo vicioso que complica estos procesos que ya vamos.

En la teoría podemos hablar de una cosa, pero en la práctica en verdad son muy pocos los clubes que realmente eso que dicen realmente lo cumplen. Cualquiera puede decir es importante formar a los jugadores y que el máximo porcentaje de jugadores llegue a ser profesionales, muy bien eso queda muy bonito, pero luego en el fin de semana lo que le piden al entrenador es que gane. Y al pedirle al entrenador que gane uno de los problemas que hay es que en el fútbol de menores en vez de formar jugadores, estamos formando equipos. Por eso es que se piensa en el equipo para el fin de semana que gane, y al final escoges 11 jugadores que como equipo te funciona pero que luego cada uno por separado tiene un montón de deficiencias desde el punto de vista técnico, eso se termina viendo en reserva o incluso en primera división porque estamos formando equipos en vez de formar jugadores. Es el sistema el que lleva al final a esto.

¿Cuál es su opinión con respecto a la 'argolla'?

Te voy a dar dos versiones, hay una versión que se hace llamar 'la misma gente' ahí esto es lo que uno puede llamar 'argolla', cosa que existe, por ejemplo mi hijo con 12 años la rompe y yo el mensaje que le doy a mi hijo y el mensaje que le mandan desde el club es que va ser un crack, el niño se termina convirtiendo en un flojo porque piensa que sin esfuerzo va llegar y al final se termina quedando. Y al final terminan llegando otros que son buenos, a base de trabajo, entonces es cuando esos empiezan a llegar se comienza a hablar de la argolla; que ese va por la 'argolla' y no es así ese llega a base de chamba, el otro se ha quedado porque no ha querido trabajar.

Entonces es verdad que por una parte puede ser que uno diga que siempre van los mismos, pero también por otra parte es verdad que hay chicos talentosos que el entorno los termina por convertir en flojos porque terminan metiéndoles en la cabeza que van a ser cracks cuando tienen 12 o 13 años cuando esa edad se tiene que seguir trabajando, y si un chico tiene talento a ese hay que exigirle el 200% porque tiene un don que lo tiene que desarrollar y solo lo puede hacer con trabajo.

Por lo tanto, muchas veces lo de la 'argolla' se utiliza y puede que se lleve razón, pero otras veces se utiliza y no se tiene razón. Hubo chicos que se han terminado quedando debido al entorno que, repito, la familia y otras veces incluso directivos de los clubes le han metido que con lo que tiene es más que suficiente y no es así. Para cuando se queda la excusa es que el que está yendo a la selección era peor que él, claro, 'era' peor que él antes, pero ahora no, eso hay que tener en cuenta.

¿Cual sería su mensaje para la comunidad del fútbol formativo, es decir, jugadores, entrenadores, dirigentes, etc?

Lo primero que sin trabajo no se llega y que evidentemente como decía antes, con 12 años no hay futbolistas, no hay un Messi, no hay un Cristiano Ronaldo, no hay un Farfán, no hay un Guerrero; con 12 años lo que hay es solo niños, y niños que tienen que jugar al fútbol y ver con el tiempo si tienen que sacrificar muchas cosas y tener que trabajar y esforzarse, sin eso no se va hacer futbolista.

Al resto, pues intentar en cuanto a ese mensaje entenderlo y aplicarlo, y saber que las cosas no son tan simples, no sirve de nada ganar ahora muchos títulos de menores si al final ninguno de esos jugadores termina trascendiendo o deportivamente o en lo personal, pues aunque sea termine siendo una buena persona o termine teniendo una buena carrera, todo eso hay que tenerlo muy en cuenta. Y entender que el fútbol es una parte importante pero no es todo, es una herramienta con un poder enorme de influencia sobre los chicos y saber utilizarla correctamente.

Categoría
Autor
Gonzalo Santiago Landacay